La importancia de la vitamina D en los tratamientos de reproducción

Estudios recientes indican que aquellas mujeres con índices elevados de vitamina D tendrán más posibilidades de tener un hijo.

vitamina dQue el estado nutricional de una mujer sea óptimo ya desde la etapa preconcepcional, y que el aporte de todos los nutrientes esenciales sea el adecuado es muy importante en la mejora de la fertilidad y en la evolución de la gestación.

Dentro de estos nutrientes, hay que señalar el papel de la vitamina D por dos motivos:  las evidencias, cada vez mayores, de su implicación en la fertilidad femenina y masculina, y la elevada prevalencia de niveles bajos de vitamina D en las mujeres que buscan embarazo o que se someten a tratamientos de reproducción asistida.

Podemos obtener vitamina D mediante la ingesta de alimentos que la contengan: lácteos,  pescado azul, yema de huevo, etc.; o sintetizarla en la piel tras la exposición a la luz del sol (UVB). Se estima que un 50% de la población general está en riesgo de tener niveles bajos de vitamina D, sobre todo en casos de ingesta insuficiente, malabsorción intestinal, toma de medicamentos, o de insuficiente exposición a la luz solar.

La vitamina D es fundamental para el metabolismo óseo y para la absorción de calcio y fosforo a nivel intestinal, pero esta vitamina actúa sobre diferentes órganos, con acciones antiinflamatorias e inmunomoduladoras en el páncreas, el cerebro, el sistema cardiovascular y el sistema reproductor.

Hay estudios que apuntan a la relación de la vitamina D con la calidad de los óvulos y de los embriones. Sin embargo, la explicación que cuenta con más aval científico es la que relaciona este micronutriente con los procesos inmunológicos de implantación del embrión.

Recientes investigaciones, como el estudio de la Universidad de Birmingham publicado en Human Reproduction, vinculan a la vitamina D con mejores índices de nacidos vivos en las mujeres que se someten a tratamientos de reproducción asistida. Estos trabajos muestran que las mujeres con unos niveles en sangre adecuados de vitamina D (>30mg/ml) tenían una probabilidad superior de tener un recién nacido que aquellas que presentaban una concentración insuficiente (20-30 mg/ml) o deficiente (<20mg/ml) de la vitamina.

Con todos estos datos, podríamos concluir que sería recomendable que las pacientes tuviesen unos niveles de vitamina D adecuados antes de iniciar los tratamientos de fertilidad para favorecer la implantación embrionaria. La recomendación de ingesta de vitamina D es de unas 400 UI diarias, por lo que en caso de no alcanzar dichos niveles, se debería dar una aportación extra, pero siempre bajo supervisión médica, hasta que no haya más ensayos clínicos que asegurasen el beneficio de esta suplementación.

Dra. Isabel Peinado Ginecóloga Unidad de Reproducción Asistida de Ginemed Murcia

Dra. Isabel Peinado
Ginecóloga
Unidad de Reproducción Asistida de Ginemed Murcia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Reproducción asistida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog
Archivos