La importancia de la nutrición materna durante el embarazo y la lactancia

Una buena alimentación, que aporte el hierro y las vitaminas necesarias en este periodo de cambios, es clave para garantizar la salud de la madre y del bebé.

lactanciaEl embarazo y la lactancia suponen dos de las etapas más importantes en la vida de una mujer, pero también son momentos llenos de dudas, sobre todo si se es madre por primera vez. Aunque cada vez hay más información al respecto, muchas son las pacientes que nos preguntan qué alimentos son más beneficiosos durante estas etapas.

La ingesta necesaria de nutrientes es fundamental durante el embarazo y la lactancia, pues se trata de periodos que precisan de cuidados especiales, donde la madre debe velar por su alimentación para nutrirse y sentirse bien, pero, sobre todo, para que el bebé reciba los nutrientes necesarios para su desarrollo.

En aquellos casos en los que la madre está sana y ha realizado una alimentación normal antes del embarazo, la gestación se suele afrontar con reservas energéticas suficientes para lograr un crecimiento y desarrollo fetal normal. Pero muchas mujeres precisan el aporte de micronutrientes, ya que no cubren las necesidades requeridas solo con la dieta.

Recomendaciones dietéticas

La mayor evidencia científica sobre la relación de la nutrición y los resultados perinatales, se ha establecido en dos áreas: relación comprobada entre la ingesta de calorías y el peso al nacimiento y la deficiencia de folatos con defectos de tubo neural.

Otras relaciones dependen del estado nutricional materno, mostrando su efecto en situaciones de desnutrición o carenciales severas, y son líneas activas de investigación actual.

En cuanto a los macronutrientes, la cantidad de calorías adicionales que se necesitan son pocas (300 a 450 kcal/día, adicionales en el segundo y tercer trimestre), pero es precisa una mayor cantidad de micronutrientes, debiéndose asegurar una adecuada suplementación de vitaminas y minerales. Por razones obvias, debe evitar sustancias toxicas, alcohol, drogas y tabaco.

Una reciente revisión de la Cochrane de estudios aleatorizados en países en los que la prevalencia de falta de micronutrientes es alta, la administración reduce el riesgo de bajo peso al nacimiento.

En países desarrollados, los grupos con deficiencia de micronutrientes son las gestaciones múltiples, fumadoras, adolescentes vegetarianas, drogadicción, síndromes malabsortivos y aquellas mujeres con deficiencia de lactasa.

Hierro lactancia

El hierro es necesario para el desarrollo del bebé y la placenta, y para la producción de hemoglobina, una molécula que está contenida en los glóbulos rojos y que es la responsable de transportar el oxígeno.

Yodo

El yodo resulta indispensable para la síntesis de hormonas tiroideas, que juegan un papel fundamental en el crecimiento, diferenciación y maduración de numerosos tejidos, en particular el sistema nervioso central.

Calcio

La absorción intestinal del calcio se incrementa durante el embarazo y la lactancia. La recomendación es de ingerir 1000 mg/día de calcio elemental en mujeres gestantes o lactantes. Preferiblemente, el aporte será dietético, pero cuando esto no sea posible, se recurrirá a la suplementación farmacológica.

Vitaminas

En general, una dieta equilibrada sería suficiente para mantener unos niveles adecuados de vitaminas, pero situaciones de mayor requerimiento, como son la gestación y la lactancia, puede llevar a la necesidad de suplementar la dieta.

Esto ocurre, por ejemplo, con la vitamina D, implicada en el crecimiento de los huesos ya que ayuda a absorber mejor el calcio. Durante el embarazo y la lactancia no es posible conseguir la cantidad de vitamina D necesaria y, por ello, resulta necesario un aporte externo.

Si bien es cierto que la gestación y la lactancia suponen una situación especial en cuanto a requerimientos nutricionales, mantener una dieta equilibrada, no solo durante estas etapas, sino de forma habitual en nuestro día a día, garantizará que la madre afronte el embarazo y la lactancia con reservas energéticas suficientes y que, por tanto, el bebé reciba los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Dr. Pascual Sánchez Ginecólogo Responsable del Área Médica de Ginemed

Dr. Pascual Sánchez
Ginecólogo
Responsable del Área Médica de Ginemed

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Obstetricia, Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog
Archivos