El deseo de la pareja

En nuestros días muchos hombres y mujeres no tienen claramente conciencia de las fuentes de placer y de su rico mundo de sensaciones.

Este texto está basado en la Ponencia de ARLET ARRIETA. Psicóloga. Sexóloga y Terapeuta familiar: Cultivando pasión en la pareja y a la que he añadido comentarios de mi propia experiencia como Médico y Sexólogo.

Algunas personas las rechazan como tales para no sentir, saben lo que no les gusta pero no saben pedir o proponer aquello que corresponde a sus necesidades sexuales.

No es raro que ante la insatisfacción producida en los encuentros, las mujeres deseen que el acercamiento o la relación coital con la pareja acabe cuanto antes y la deje dormir o continuar con sus cosas. Para esto pone expresión de aburrimiento o puede decirle: ¿ya acabas?. Aburrimiento

También puede fingir gran emoción orgásmica para que su compañero se excite más, concluya y quede contento de haber cumplido bien con su papel de “dador de goce”, sobre todo en los casos en que para el hombre es importante el goce de la compañera. Estos son esos hombres que siempre preguntan -¿te lo has pasado bien?- tras terminar con la relación. Esto condiciona a desagradables vivencias, entre otras y muy típica, que ella aprenda a fingir los orgasmos por verse obligada, que distan mucho del ideal de la satisfacción sexual.

Si cada vez que te digo que no he sentido orgasmos, te pones a intentarlo a pesar de que te diga que no, que lo dejes, que me he quedado muy bien, tu no te lo crees y continuas estimulando, acabaré fingiendo para no soportar un estímulo que llega incluso a cansarme y provocarme insatisfacción.

La pareja debe aprender a negociar sexualmente, no es realista esperar que ambos obtengan exactamente lo que desean cada vez que hacen el amor.

No existe el sueño masculino de una relación = un orgasmo.

Si sin embargo puede existir una relación = una satisfacción placentera.

Hoy sabemos sobre la mujer:

• Que el 85% de las mujeres nunca o casi nunca tienen orgasmos con la penetración. En cambio casi todas lo consiguen fácilmente mediante el estímulo del clítoris, mas fácil a solas que en ocasiones en pareja.
• Una mujer sana y sin problemas sexuales de ningún tipo, tendrá orgasmos en 7 de cada 10 (números aproximados y habrá quién los tenga siempre y otras que lo sientan en menos ocasiones)
• El deseo en la mujer tiene tres dimensiones muy claras:
1. Deseo de descarga de la tensión sexual
2. Deseo de ser deseadas
3. Deseo de encuentro mutuo, basado en la necesidad de comunicación, de sincronía interaccional y de intimidad.
También existen:
• Deseo de intimar con alguien obviando un encuentro erótico, -no siempre que una chica te besa en la discoteca quiere más.
• Deseo de ser tocada o estimulada por alguien
• Deseo de tocar a alguien, solo por satisfacer a otra persona
• Deseo de generar una fantasía
• Y el llamado deseo responsivo, es decir, en ocasiones la mujer comienza a desear cuando lleva un tiempo recibiendo un estímulo sexual y/o afectivo adecuado y que la motiva.

Los hombres siempre eyaculamos, pero notamos diferencias, a veces muy notables, entre la intensidad de un orgasmo y otros. (No confundamos eyaculación con orgasmo)

El deseo en hombres es claramente finalista (sentimos el deseo de sentir el orgasmo) y desaparece tras conseguir el orgasmo.

En el caso de la mujer su deseo puede no desaparecer tras el orgasmo.

A veces el hombre desea una relación rápida (deseo que no es completamente satisfactoria para la mujer. En otras ocasiones es ella la que desea una larga sesión de suaves caricias que podrían ser tediosas y frustrantes para él, si se convirtiera en rutina.

Ambos deben aprender a decir no al otro y a pedir lo que desean sin sentimientos de culpa ni actitudes defensivas. De hecho veo en consulta muchos hombres con disfunción eréctil que en su deseo de satisfacerla a ella siempre, alargan tanto esos juegos de caricias que acaban perdiendo el interés, el deseo y por tanto la erección, a poco que sea un poco ansioso con el tema termina en disfunción.

Cada miembro debe aprender a comunicar sus necesidades sexuales a su pareja de una manera tranquila y abierta por ejemplo en la mujer actuar sin exigencias, mecanismos de defensa, sentimientos de vergüenza, culpabilidad ni temor al rechazo o en el hombre, el dejar de asumir el papel de gran proveedor de placer, lo que consigue que viva sus propias sensaciones y experiencias sexuales con mucha más gratificación.
Este artículo ha sido escrito por el doctor y sexólogo de Ginemed, Pedro Villegas Suárez

Publicado en: Ginecologia, Promoción de la salud
5 comentarios sobre “El deseo de la pareja
  1. Ana S. dice:

    Desayunando tranquilamente mientras leo sobre el deseo. Una buena forma de comenzar la mañana.

  2. Media pareja dice:

    Todo esto está muy bien, pero ahora lo que nos queda a alguno@s es aprender a comunicarnos con nuestra pareja. Yo ya llevo un tiempo con la mía, y aun así, me cuesta bastante decir que quiero o no quiero, porque mi pareja a veces no estuvo de acuerdo, y al final no hubo nada. Así que ahora muchas veces no hay esa comunicación.

  3. Marta dice:

    Deberían darnos un libro de instrucciones cuando comenzamos a tener relacciones. Y cada vez estoy más convencida de que esas instrucciones se deberían basar sobre todo en cómo saber comunicar lo que sientes y quieres a tu pareja, y por otro lado saber comprender lo que tu pareja te expresa a tí. Creo que es difícil llegar a una buena comunicación entre la pareja, y sin esa comunicación la relación no va bien.

  4. Luna dice:

    Me lo voy a imprimir!!

  5. EPT dice:

    baja mi punto de vista se ajusta mucho a la realiadad. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog