El DGP reduce el número de transferencias necesarias para conseguir el embarazo

Este método de selección de embriones reduce el número de transferencias necesarias para conseguir un bebé sano, así como un número significativo de abortos.

imagen_dgpEs bien conocido el papel que juega la edad materna a nivel reproductivo. Todos sabemos que entre los 25 y 35 años la capacidad reproductiva de las mujeres desciende hasta un 50%.  A partir de esta edad, la mujer puede experimentar la dificultad para concebir, o mayor frecuencia de abortos espontáneos. La buena noticia es que la ciencia avanza en forma de prevención. De esta manera, la medicina reproductiva nos ofrece una solución gracias a la información que nos aporta el ADN de nuestros embriones mediante el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP).

Con este tipo de técnicas empleadas en reproducción asistida, existe la posibilidad de analizar genéticamente los embriones, para detectar los que son portadores de alteraciones cromosómicas o alguna enfermedad monogénica. Con el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP), se estudian los embriones para transferir los no afectos y poder garantizar así que el bebé esté libre de la enfermedad estudiada.

En este sentido, estudiamos el ADN de los embriones y seleccionamos aquellos libres de anomalías cromosómicas. Esto nos permite aumentar las probabilidades de embarazo y, al mismo tiempo, reducir las posibilidades de que se produzca un fallo de implantación o abortos espontáneos y/o terapéuticos.

En un estudio publicado recientemente en la revista Fertility and Sterility, se llevó a cabo un ensayo controlado aleatorizado (estudio en el que se comparan los resultados de realizar una técnica o no, en dos grupos de población muy homogéneos) en más de 200 mujeres de 38 a 41 años que no tenían enfermedades conocidas o complicaciones y que no habían tenido embarazos o abortos previos debidos a anomalías cromosómicas, para ver las diferencias en los resultados realizando la técnica o no.

Captura

A todas se les realizó un ciclo de FIV-ICSI y a la mitad de estas mujeres se les realizó DGP mientras que a la otra mitad no. Los dos grupos mostraron tasas de embarazos similiares, sin embargo, los resultados indicaban diferencias notables haciendo DGP o no. El número de abortos en el grupo donde no se hacía DGP era mucho mayor, siendo mucho menor la tasa de recién nacido vivo sano que en el grupo donde sí realizaban DGP.

Gracias a esta técnica, también se consigue reducir el desgaste emocional y la frustración que conllevan los resultados negativos en el deseo gestacional. Además, los recientes avances en las técnicas de diagnóstico genético mediante secuenciación masiva, han mermado de manera significativa los costes económicos de este tipo de estudios, que inicialmente representaban un impedimento para las parejas.

Responsable de la Unidad de Reproducción Asistida de Ginemed Murcia

Dr. Juan Carlos García Responsable de la Unidad de Reproducción Asistida de Ginemed Murcia

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Reproducción asistida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*