¿Qué causa la baja respuesta ovárica y cómo tratarla?

La baja respuesta a la estimulación ovárica es uno de los desafíos de mayor interés que se le pueden presentar al especialista en reproducción asistida.

No existen unos criterios uniformes para definir la baja respuesta. De hecho, no fue hasta 2010, cuando la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología llegó al consenso en su definición. Se determinó que para confirmar que existe baja respuesta, se deben cumplir al menos 2 de los siguientes criterios:

  • Edad ≥ 40 años o cualquier otro factor de riesgo de baja respuesta (presencia de endometriosis, existencia de sólo un ovario, etc.).
  • Ciclo previo con ≤ 3 ovocitos recuperados con protocolo de estimulación habitual.
  • Alteración en los test de reserva ovárica (recuento de folículos antrales menor de 5-7, Hormona Antimulleriana menor de 0.5 – 1.1 ng/ml).

Foto 1Generalmente, la baja respuesta a la estimulación es consecuencia de una reserva folicular baja, debida a su vez a un menor número de folículos que se pueden poner en marcha con la estimulación ovárica.

Recientemente se vienen estudiando otros factores que pueden estar implicados en la baja respuesta, como un estado hipoandrogénico (bajos niveles de andrógenos) o la disminución/disfunción de los receptores de la hormona folículo estimulante (hormona que estimula el crecimiento de los folículos).

Respecto al tratamiento de la baja respuesta, no existen unas pautas mayoritariamente aceptadas. El incremento de la dosis de las gonadotrofinas (medicación empleada para la estimulación ovárica) no ha demostrado, que a partir de determinados niveles, mejores el número de ovocitos obtenidos.

Una forma de aumentar los andrógenos ováricos es el empleo de unos fármacos que llamamos inhibidores de la aromatasa, los cuales impiden la conversión de andrógenos a estrógenos, aumentando por tanto el nivel de andrógenos. No obstante, estudios recientes no han demostrado su eficacia en términos de recién nacido vivos.

La otra forma de aumentar los andrógenos, a nivel ovárico, es utilizar fármacos con actividad LH durante la estimulación ovárica. Esta actividad LH podría mejorar la baja respuesta, pero, en la actualidad, no hay evidencia suficiente que el empleo de la misma mejore la tasa de embarazo en curso en las pacientes con baja respuesta en los Ciclos de FIV (Fertilización In Vitro).

Foto 2El uso de testosterona transdérmica (parches transdérmicos o gel), aumenta también los niveles de andrógenos al aportarlos de forma externa y ha presentado unos resultados esperanzadores, pero son necesarios más estudios que aporten una mayor evidencia científica.

La utilización de GH (hormona de crecimiento) parece mejorar la tasa de recién nacidos vivos, pues mejora la respuesta a la medicación empleada en la estimulación ovárica. Sin embargo, el resultado no es totalmente significativo debido al escaso número de estudios realizados, a los pocos pacientes incluidos y a la diversidad clínica de los mismos, siendo necesarios también nuevos estudios. A su vez la hormona de crecimiento presenta un alto coste y no está disponible bajo esta indicación en España, no debiendo ser recomendada en la práctica clínica habitual.

Por último, hay pacientes que tienen receptores para la FSH (hormona folículo-estimulante), los cuales responden mejor a un tipo de gonadotrofinas que a otras por el tipo de composición de las mismas. En estos casos, el cambio de gonadotrofinas podría mejorarnos la respuesta de los ovarios a la estimulación.

Como hemos visto, la baja respuesta a la estimulación ovárica representa un reto dadas sus causas múltiples y la falta de tratamientos resolutivos en la actualidad, lo que nos debe estimular a seguir investigando los mecanismos responsables de la misma y a encontrar terapias efectivas para nuestras pacientes.

José Martín Vallejo Ginecólogo de la Unidad de Reproducción Asistida Ginemed Valencia

José Martín Vallejo
Ginecólogo de la Unidad de Reproducción Asistida Ginemed Valencia

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Reproducción asistida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog