La adenomiosis, una enfermedad silenciosa

Realizar revisiones periódicas resulta vital para diagnosticar de forma precoz posibles síntomas y ofrecer a las pacientes el tratamiento que mejor se adapte a sus necesidades.

adenomiosisLa adenomiosis es la presencia de glándulas endometriales y estroma dentro del miometrio. Aunque existen diferentes teorías de por qué se produce la adenomiosis, como la de la invaginación endometrial, aún se desconocen las causas que provocan esta patología.

La incidencia es muy diversa y varía considerablemente según la literatura que consultemos, que puede variar entre un 6% hasta un 70%.

Existen factores que predisponen a padecer adenomiosis, como pueden ser la edad (entre 40 y 50 años), la multiparidad, la práctica de cirugía uterina previa, el consumo de tabaco, los embarazos ectópicos, el tamoxifeno, etc.

Por su parte, los síntomas son muy variables y poco específicos: desde aumento del sangrado con la menstruación, dolor intenso con la misma, dolor pélvico, etc. En muchas ocasiones, se asocia con problemas de esterilidad y fertilidad y es diagnosticada en el estudio de las parejas con dificultades para tener hijos. A su vez, se relaciona también con una mayor tasa de abortos.

El diagnóstico final se realiza mediante un estudio anatomopatológico, aunque puede llegar a sospecharse a través de una ecografía transvaginal y, sobre todo, un estudio mediante Resonancia Magnética.

En cuanto al tratamiento, encontramos varios niveles: los antinflamatorios no esteroideos para el control del dolor, hasta el uso de anticonceptivos hormonales orales y agonistas de la GNRH (al igual que en los casos de endometriosis), entre otros. Uno de los planteamientos podría ser colocar un DIU hormonal de levonorgestrel.

También existen opciones quirúrgicas conservadoras como la ablación endometrial, electrocoagulación, escisión miometrial laparoscópica o la embolización arteria uterina. Por su parte, la histerectomía sería el único tratamiento curativo definitivo.

En este sentido, la prevención mediante revisiones ginecológicas periódicas resulta vital, pues nos permite diagnosticar de forma precoz posibles síntomas que puedan indicar que se padece adenomiosis y, en consecuencia, ofrecer un tratamiento personalizado e individualizado que se adapte a las necesidades de nuestra paciente.

adenomiosis

Elena Traverso
Ginecóloga responsable de la Unidad de Endometriosis de Ginemed

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ginecologia, Promoción de la salud, Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al blog
Archivos